LeyesMaternidad

Por una baja de maternidad de 24 semanas en la Unión Europea

Hay una iniciativa rodando por la Red para inundar a cartas a los eurodiputados pidiendo una baja mínima de maternidad de 24 semanas en la UE. Así se alcanzaría más fácilmente el mínimo de seis meses de lactancia materna que la Organización Mundial de la Salud recomienda.

En España ya sabéis que hay 16 semanas. No se a vosotros, pero a mí me parece una petición legítima y por eso la traigo al blog. Si quieres envíar tu carta a los eurodiputados en esta dirección puedes encontrar los correos electrónicos de todos ellos. Aquí hay una versión que puedes utilizar y que en cualquier caso te recomiendo que se lea aunque sea un poco larga:

Carta a los Euro-diputados y ministros competentes:

Señora diputada, Señor diputado,

Sra Ministra/Sr Ministro,

Por la presente le comunico mi opinión relativa al permiso de maternidad, que actualmente se está discutiendo en el Parlamento Europeo, mediante el proyecto de Directiva presentado por el Comisario Vladimir Spidla.

Le pido que se aproveche esta oportunidad para dotar a la Unión Europea de una legislación realmente avanzada en lo concerniente a la promoción y protección de la maternidad, una legislación que esté a la altura de sus ambiciones de crecimiento económico y social.

A tal efecto, considero que es necesario adoptar un permiso de maternidad más largo que el previsto tanto por la reglamentación actual como por el proyecto de Directiva anteriormente citado, que prevé aumentar el permiso de maternidad de 14 a 18 semanas. Aunque esta prolongación de 4 semanas constituye un paso adelante, a mi modo de ver, no es suficiente.

Sería preferible un permiso postnatal de 6 meses (26 semanas) que, además, generaría numerosos beneficios para toda la sociedad.

La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses. Numerosos estudios demuestran que introducir alimentos complementarios a la leche materna a los 6 meses de edad aporta enormes beneficios a largo plazo tanto para la salud del niño como para la salud de la madre. Los Gobiernos ya han comprendido los beneficios de la lactancia materna y emprenden campañas para fomentarla.

Sin embargo, las madres que trabajan y que desean seguir amamantando, a menudo se enfrentan a grandes dificultades prácticas como la falta de tiempo, la dificultad de extraer su leche, los problemas de conservación, sumado a las dificultades que pueda tener el bebé para beber la leche extraída o la confusión seno-biberón.

La mejor solución para permitir al mayor número de madres amamantar exclusivamente a su hijo durante los 6 primeros meses es permitir, a las que lo desean, permanecer junto a su bebé durante este período.

Además, los niños que frecuentan centros de cuidado como guarderías son, muy a menudo, víctimas de infecciones ORL recurrentes, sobre todo al ingresar precozmente. Estos niños reciben más antibióticos, lo que crea resistencias bacterianas. Estas enfermedades generan costes importantes al sistema de salud pública, disminuyen el bienestar de la familia y aumentan el absentismo de los padres en el trabajo. Reducir los efectos indirectos de la asistencia precoz a las guarderías permitiría a los Estados ahorrar a largo plazo.

Los Estados también se enfrentan a la escasez crónica de guarderías, lo que repercute en dificultades para las familias y para el personal de estos servicios, y obliga a implantar soluciones de acogida infantil de mala calidad. Crear nuevas plazas en guardería implica gastos excesivos para la colectividad. Este problema podría reducirse gracias a la prolongación del permiso de maternidad.

Una prolongación de este permiso implicaría también la disminución del absentismo de los progenitores, generalmente causado por el agotamiento y las enfermedades infantiles más frecuentes. Una mejora del bienestar de la familia es también fuente de mayor productividad de ambos progenitores.

Además, permitir a los padres permanecer más tiempo con su bebé tiene un impacto beneficioso en la demografía, punto que la OCDE destacó en un estudio sobre las soluciones a los problemas de demografía en Europa.

De los 27 países europeos, 15 ya proponen un permiso de maternidad igual o superior a 18 semanas, lo que pone de manifiesto que es económicamente posible. Del mismo modo, otro estudio de la OCDE demuestra que, contrariamente a los prejuicios, un permiso de maternidad más largo implica mayor participación de las mujeres en el mercado laboral.

Por todas estas razones, un permiso de maternidad de 26 semanas me parece esencial y sería ventajoso para todos: las familias, los empresarios y los Estados. Por las razones antes citadas, es también esencial que las madres trabajadoras puedan gozar de esta garantía independientemente del tipo de contrato laboral que tengan. Con el fin de no aumentar el riesgo de discriminación a la contratación por parte de los empresarios y, visto el carácter eminentemente colectivo, es necesario que los Estados asuman efectiva y concretamente un permiso de maternidad.

Fuente: 20minutos

Sin comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *