Donación de Óvulos

Marisol y la donación de óvulos

«Los aproximadamente 10 procedimientos a los que me sometí, entre inseminaciones y fecundaciones in vitro, trámites de adopción, 8 años de búsqueda, dolor y tristeza, sólo fueron parte de un proceso de vida.

«Teníamos que pasar por todo esto para tener a Valeria y a Sofía con nosotros». Son palabras de Marisol Arbós Carrillo, que en su libro Vientre y corazón y en una página de Facebook con el mismo nombre se encarga de decirle a quienes están en su situación que sí se puede ser mamá.

Después de un largo camino de tratamientos en México y en el extranjero, ella y su esposo decidieron adoptar y, a la par, someterse a una donación de óvulos, el único recurso por el que podría gestar a un bebé, pues tenía un problema con los propios.

La llegada de Valeria, a través de una adopción, los hizo pensar en un segundo caso; sin embargo, tenían dos embriones congelados que debían ser transferidos o donados.

«Tanto mi psicóloga como mi médico nos sugirieron que me los transfirieran y, de nuevo, esperar un embarazo, a manera de cerrar la puerta y seguir con la vida aunque no pasara nada». Tomaron la propuesta y finalmente se embarazó y nació Sofía.

La donación de óvulos consiste en preparar una donadora joven y sana, de entre 18 y 25 años (a través de estimulación ovárica y tratamiento hormonal) para extraerle óvulos.

Dichos óvulos se fertilizarán con el espermatozoide del esposo de la mujer receptora. Después, los embriones se cultivan en el laboratorio y se implantan en el útero de la mujer receptora.

Fuente: CNN México

Sin comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *