Actualidad

Gestación subrogada en Zaragoza

Se busca zamorana para ‘gestación subrogada tradicional’

Desde hace varios días este cartel se encuentra pegado en farolas, papeleras y paredes del centro de la capital para extrañeza de los viandantes que se topan con él. El anunciante promete discreción y confidencialidad.

Un embrión de origen zamorano. Ese es el propósito de un usuario (o usuaria) que ha empapelado distintos rincones de San Torcuato y Santa Clara con este anuncio en el que demanda una ‘gestación subrogada tradicional’. Es decir, una “forma de reproducción asistida en la que, además de los futuros padres, participa una mujer que gesta el embrión”.

Según explican los defensores de la también llamada gestación por sustitución o vientre de alquiler, esta técnica se produce cuando, mediando un acuerdo o contrato, una mujer con plena capacidad de obrar consiente libremente llevar a cabo la gestación, con el compromiso irrevocable de entregar el nacido a los otros intervinientes que, a todos los efectos, serán los progenitores o padres.

No necesariamente ha de haber contraprestación económica y el anuncio no hace alusión a este apartado. Sin embargo, el reclamo sí que exige ciertos requisitos como tener el pelo negro y los ojos oscuros además de ser zamorana. El demandante solicita fotografías de la interesada y, a cambio, promete discreción y confidencialidad.

En este sentido, cabe recordar que en España la gestación subrogada es alegal, es decir, ni regulada ni prohibida. Según resume la Asociación para la legalización y regulación de la  Gestación Subrogada en España por Iniciativa Legislativa Popular, el artículo 10 de la Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida establece que el contrato por el que se convenga la gestación, con o sin precio, a cargo de una mujer que renuncia a la filiación materna a favor del contratante o tercero, es nulo de pleno derecho.

Sin embargo, la Instrucción de 5 de octubre de 2010 de la Dirección General de los Registros y el Notariado ha dejado sin contenido efectivo la prohibición de la gestación subrogada al contemplar la inscripción en el Registro Civil de niños frutos de esta técnica siempre que el procedimiento se haya llevado a cabo en un país en el que dicha técnica esté regulada, que uno de los padres sea español y que exista una resolución judicial que garantice, entre otros aspectos, los derechos de la mujer gestante. En palabras de la organización, este marco crea una “importante discriminación” entre aquellos españoles que se pueden costear el tratamiento fuera de nuestras fronteras y los que no pueden hacerlo

Sin comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *