Maternidad

Forma de la barriga y sexo del bebé

Uno de los mitos más difundidos sobre el embarazo es que la forma del vientre de la futura mamá permite saber si el bebé será niño o niña. Te explicamos qué hay de cierto en esta leyenda popular.

Si la embarazada tiene la barriga puntiaguda, espera un niño. En cambio, si el vientre es redondito, indica que tendrá una niña. La tradición popular siempre ha asociado la forma de la barriga con el sexo del bebé. Sin embargo, esta afirmación no tiene ningún fundamento científico. 

La forma del abdomen puede ser distinta de una mujer a otra, pero por motivos muy diversos, que no tienen nada que ver con el sexo del bebé. Durante el primer embarazo, en general, las futuras mamás presentan un vientre más puntiagudo. En cambio, a partir de la segunda gestación, la barriga tiene un aspecto más redondeado, ya que los músculos del útero y del abdomen se encuentran más relajados y sostienen con menor eficacia el aumento de volumen.

La forma del vientre también depende de la pelvis: si es de constitución estrecha, la barriga tenderá a sobresalir y a tomar su característica forma puntiaguda. Lo mismo se puede decir si la embarazada tiene los músculos abdominales muy tónicos por naturaleza o practica algún deporte.

La forma de la barriga también está influenciada por la altura: si la futura mamá es de estatura más bien baja, es más fácil que tenga un vientre redondeado y poco salido.

Fuente: Mi bebé y yo

Sin comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *